Entrenar en ayunas con frío y poca ropa, el nuevo secreto para quemar grasas

Un grupo de investigación leonés acaba de publicar un estudio en la revista ‘Fat Burning’ que demuestra como entrenar en ayunas con frío puede ser la clave para quemar el doble de grasa.
Yolanda Vazquez Mazariego -
Entrenar en ayunas con frío y poca ropa, el nuevo secreto para quemar grasas
Entrenar en ayunas con frío y poca ropa, el nuevo secreto para quemar grasas
Nutrición y deporte
Nutrición y deporte (blog de Yolanda Vázquez Mazariego)

“¿Entrenas para comer o comes para entrenar?“

Un grupo de investigación leonés acaba de publicar un estudio en la revista ‘Fat Burning’ que demuestra como entrenar en ayunas con frío puede ser la clave para quemar el doble de grasa.

¿Ya vas notando como las comilonas de navidad están dejando kilos en tu cintura? El vaquero y el agujero del cinturón no engañan, no te resignes a empezar el año con michelines, acaba cuanto antes con los kilos de grasa con el método que han analizado los científicos de la Facultad de Ciencias del Metabolismo de la Universidad de León.

No estamos hablando de nada de nuevo, tanto entrenar en ayunas como entrenar a bajas temperaturas son métodos que utilizan los deportistas para quemar grasas y mejorar la resistencia. La novedad es unir los dos métodos y comprobar en laboratorio si juntos funcionan para quemar más cantidad de grasa por minuto. Esto es lo que han hecho los investigadores de León, trabajando con exatletas como Rodrigo Gavela, ex récordman nacional de maratón (2:10:27).

Entrenar en ayunasSingle parsley on the middle of a plate, knife and fork.


Ya es conocido como muchos atletas entrenan en ayunas a primera hora de la mañana con el objetivo de consumir las grasas extras y acostumbrar a su cuerpo a extraer energía rápidamente de la grasa de reserva, pero hay pocos estudios que demuestren su eficacia.

El objetivo inicial del estudio era analizar cómo funciona el entrenamiento en ayunas de cara a un maratón en corredores ya experimentados.

rodrigo-gavela Y como Rodrigo Gavela nos cuenta: ‘Siempre he entrenado en ayunas, a primera hora de la mañana, y soy una persona de ‘buen comer’, pero para mi cuerpo, salir después de desayunar es algo impensable, prefiero salir ligero, entrene la distancia que entrene, mi cuerpo está acostumbrado y así puedo entrenar e incluso competir hasta carreras de medio maratón. Cuando tu cuerpo está entrenado para funcionar sin desayunar, el desayuno puede hasta enlentecerlo’.  Partiendo de su propia experiencia personal, el atleta leonés se prestó a servir de ‘conejillo de Indias’ junto a otros corredores populares, para que los investigadores de la Facultad de Metabolismo de León, pudieran demostrar científicamente como el entrenamiento en ayunas funciona a la hora de quemar grasas de reserva y aumentar la resistencia en carreras de fondo.

Entrenar a bajas temperaturas

A man runs a long the path in the park on a wintry day. Focus on the man. .

El segundo objetivo del estudio leonés fue sumar al estudio el efecto del frío a la hora de quemar grasas, ya demostrado ya por Bruce Spiegelman, profesor of Biología Celular de la Escuela de Medicina de Harvard y del Instituto del Cáncer Dana-Farber Cancer. Entrenando a bajas temperaturas en ayunas en invierno a primera hora de la mañana.2page_img0_en

El efecto termogénico de la grasa parda, o grasa marrón, es debido a un tipo de grasa, muy rica en mitocondrias, que tienen algunos mamíferos como los osos que hibernan, y que en los seres humanos protege a los recién nacidos del frío. Hasta hace poco se pensaba que este tipo de grasa se perdía en los adultos, pero no es así, ahora se sabe que los adultos también tenemos grasa beige, un tipo de grasa marrón. En condiciones como el frío, la grasa blanca de los adultos tiene la capacidad de convertirse en grasa, conocida como beige, para producir más calor, lo que ha llevado a pensar el uso del frío como método para convertir las  células de grasa blanca en beige, activar el metabolismo y aumentar la pérdida de peso con frío, por la acción de este tipo de grasa.

La ventaja de los corredores del estudio es que al vivir en León, algunos ya estaban acostumbrados a correr con las bajas temperaturas que se registran en esta zona en invierno.  Por lo que se dividió al grupo en dos corredores, los ‘calurosos’ y los ‘frioleros’, según su resistencia al frío.leon-parador-san-marcosnieve

El grupo de corredores ‘calurosos’ estaba formado por 14 hombres, aquellos que notaban que si salían con mucha ropa para protegerse del frío, su rendimiento empeoraba, y acababan dejando chaquetas y prendas térmicas a lo largo del circuito para entrenar con la típica ropa de competición: camiseta de tirantes y pantalón corto, apenas cubiertos aún en las frías mañanas de escarcha.

Los atletas decían que generaban más calor entrenando en ayunas con frío y con poca ropa, y que ir muy abrigados les hacía ir lentos y tener malas sensaciones, de agobio, calor y pesadez.graphical abstract_5.5in x 5.5in

El grupo de corredores ‘frioleros’ estaba formado por 16 hombres, que necesitaban ropa térmica para poder correr en ayunas a primera hora de la mañana bajo el frío, y que necesitaban salir con más ropa para ‘tirar’ en las competiciones.

Con esta división, el equipo de investigación pudo analizar también, si los corredores ‘calurosos’ quemaban aún más grasas porque al ir poco abrigados en su entrenamiento en ayunas estaban activando la producción de células de grasa beige. Mientras los corredores ‘frioleros’, quemaban menos grasa, aunque entrenaran en ayunas.

¿Cómo se hizo el estudio?Graphical abstract

Se trabajó con grupo de 30 corredores con experiencia en maratón, todos ellos hombres con una edad media de 40 años, de peso normal o delgado, ninguno con sobrepeso, que entrenaron 3 días a la semana  a las 7 de la mañana en ayunas, entre 35 y 45 minutos, durante un periodo de 3 meses, además de seguir  el entrenamiento de MARATÓN de Rodrigo Gavela, con el objetivo de correr el maratón de Sevilla de 2016.

A los corredores se les pesaba y se les medía el perímetro de cintura y el porcentaje de grasa corporal y abdominal, 5 veces: al principio del estudio, una vez al mes durante los 3 meses de entrenamiento, y un mes después de correr el maratón.

¿Cuáles fueron los resultados?

Todos los corredores perdieron peso, independientemente de la dieta, llegando a pesar una media de 3 kilos menos el día antes del maratón, lo cual es algo habitual al entrenar un maratón.

Pero al separar en dos grupos a los corredores, aquellos que habían entrenado con menos ropa en ayunas los días de bajas temperatura, habían perdido una media de 4 kilos menos, mientras los que corrían bien abrigados por la mañana en ayunas, perdiendo una media de 2 kilos de peso menos, de ahí que la media del grupo total fuera de 3 kilos menos.

Al analizar la composición corporal de los corredores, se comprobó algo más, ya que aunque todos los participantes habían perdido una  media de un 2% de grasa total corporal menos, en el caso de los corredores ‘calurosos’, se podía comprobar que este 2% de grasa era preferentemente abdominal, mientras los ‘frioleros’ era grasa general, en todo el cuerpo.

Más curioso fue que que al analizar cada caso particular de corredor en los dos grupos, las pérdidas de grasa mayores se observaron en algunos corredores ‘calurosos’, ya que dos personas llegaron a perder hasta un 3% de grasa, con una reducción de perímetro de cintura de hasta 3 centímetros.

Estos resultados son muy notables, ya que no debemos de olvidar que estamos hablando de personas de peso normal o delgadas, que ya entrenan habitualmente y que no hacen ningún tipo de dieta para perder peso.

CONCLUSIÓNRunning man at first full in the end of thin

Entrenar en ayunas adelgaza más y hace perder más cantidad de grasa y centímetros de cintura cuando se hace a bajas temperaturas y con poca ropa, al menos en corredores de maratón con peso medio normal que siguen un método de entrenamiento estándar, independientemente del tipo de dieta.

Hay que decir que el estudio está realizado en una muestra muy pequeña, con corredores de maratón experimentados,  no en personas con sobrepeso y obesidad no corredoras. Los investigadores no están diciendo que este método funcione para todo el mundo.

Y si estos resultados muestran que el método de entrenar en ayunas a bajas temperaturas funciona en personas que no necesitan adelgazar, es de suponer que si el experimento se repitiera con personas con sobrepeso y obesidad, la reducción de kilos, de grasa y de cintura sería mucho mayor, ya que es más fácil perder peso cuando sobra que cuando no sobra...

Aunque para demostrarlo, harían falta un nuevo trabajo que permita comprobar si entrenar en ayunas y en frío es capaz de hacer perder peso y quemar más grasa a todo tipo de personas, entrenadas o con cualquier tipo de peso.

Aquí te dejamos el vídeo con las declaraciones exclusivas de Rodrigo Gavela corriendo en ayunas a primera hora de la mañana por los caminos de León.

https://youtu.be/KvTRLORAfic

https://youtu.be/2bcl-WxhGqQ

pinguinos nieve

PINCHA AQUÍ PARA ENCONTRAR MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL ESTUDIO LEONÉS.

 

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

Así es New Balance 2018 TCS New York City, la colección oficial que se inspira en el ...