En Tokio, entrenando a mis pulsaciones

En Tokio, entrenando a mis pulsaciones

Lourdes Torres

Tokio, impresiona y mucho. Es viajar al futuro, donde la perfección, el mimo, la repetición de los gestos, da alma a todo. No hay nada que me deje indiferente, sus calles impecablemente limpias, la exquisita educación de los japoneses, el respeto a los demás, a la comunidad, a dar vida a lo que no lo tiene, hacen de Tokio una ciudad del futuro. Son tantas y tantas personas en un espacio tan reducido que no tienen otra manera de funcionar, o son extremadamente ordenados, respetuosos y educados, sin saltarse nunca las reglas, o esto sería sencillamente inviable. He de confesar que todo esto me gusta, me haría japonesa hoy mismo, el orden, mimar los momentos, los detalles etc. pero tiene su contrapartida,  me pregunto, porque no lo sé ¿dónde queda la parte emocional de las personas, los sentimientos, la espontaneidad? Supongo que todo no se puede tener, no se puede ser latino y vivir con esta exquisitez entorno a lo que nos rodea del diario. Sospecho que es incompatible.

Hábitos y rutinas

Hábitos y rutinas

admin_mpib

La cuestión en sí es como vive cada persona los cambios de hábitos. Por ejemplo, hay personas que para dejar de fumar les basta con leer un libro de “cómo dejar de fumar", otras necesitan de un tratamiento de pastillas y las menos sencillamente a pelo o con una gran motivación. La realidad es que cambiar de hábitos es algo muy complicado y cuando el tema tiene que ver con la comida puede ser mucho más complejo de lo que nos podemos imaginar.