Las emociones que acompañan a “la primera vez”

Hoy es un gran día, hoy empiezo a escribir en mi blog en Sport Life.
entrenate-para-la-vida -
Las emociones que acompañan a “la primera vez”
Entrénate para la vida
Entrénate para la vida (blog de Patricia Ramírez)

“Los valores del deporte son valores para la vida. No todo es actitud...pero sin ella, no somos nada.“

Hoy es un gran día, hoy empiezo a escribir en mi blog en Sport Life.

Todo lo que hacemos por primera vez en nuestra vida genera sensaciones. Por un lado sentimos alegría. Alegría que se traduce en la ilusión de un nuevo proyecto. Nos emociona pensar cuánto lo vamos a disfrutar, si a los demás les gustará, lo que vamos a aprender, la experiencia que viviremos.
Este estado se acompaña de otra emoción: la sensación de incertidumbre. Iniciar algo nuevo y diferente nos obliga a salir de nuestra zona confortable. Por mucha ilusión que nos haga, requiere de nosotros otras habilidades, o adaptar nuestro talento a otras circunstancias. Puede que esto no sea cómodo, pero sí enriquecedor. Lo cómodo está bien, pero no siempre nos permite poder crecer. Si llevas mucho tiempo sintiendo que estás como pez en el agua, igual deberías plantearte hacer algo distinto, algo de riesgo, algo de emoción, algo diferente.

Salir de la zona conlleva curiosidad y cosquilleo en el estómago. Si lo sientes, tranquilo, no los etiquetes como ansiedad o nervios, porque la etiqueta te bloquea. No malinterpretes tus síntomas, solo es la consecuencia de no tener un hábito, de no estar haciendo algo completamente predecible o la idea de poder cometer algún error. Aprender a convivir con esta incertidumbre ya que es el primer paso para poder crecer, evolucionar, realizar un nuevo trabajo o intentar probar algo que no has hecho nunca. Si rechazas esta emoción, ¡¡estás perdido!! Asúmela como parte del proceso.

Puede que sientas miedo. Esta emoción sí que la vamos a bloquear. Desde aquí te propongo elegir no tenerla. ¿Por qué? Porque en este caso no nos aporta nada. El miedo y la ansiedad forman parte de nuestra respuesta adaptativa, nos han ayudado a evolucionar. Y las personas desencadenamos estas emociones ante una situación de amenaza, sobre todo ante las amenazas que de alguna forma nos ponen en peligro, las que atentan contra nuestra salud o integridad. Pero, ¿de verdad que empezar algo nuevo atenta contra ti? No, rotundo.

Así que interpretar lo que vas a iniciar de forma lógica, útil y racional es el primer paso para aumentar tu nivel de seguridad y confianza.

Muchas son las personas que están deseando empezar con su deporte, comer de forma más saludable o cualquier otro proyecto. Otra emoción presente será la duda, más que por iniciarse, que también, por la continuidad. ¿Seré capaz de hacer esto?, ¿Seré luego constante, abandonaré a la primera de cambio? ¿Y si se me da mal? La duda aparece cuando te da por cuestionarte todo y hacer constantes juicios de valor en lugar de vivir el momento.

Conocer lo que vas a sentir es importante para no abandonar a la primera de cambio. El desconocimiento de las mismas puede hacernos sentir inseguros, preguntarnos que por qué nos sentimos así y que para estar en tensión o con nervios, mejor abandonar. Dales un margen de presencia a las emociones, permite que viajen y convivan contigo, dales un valor relativo y no las observes como si fueran extraterrestres. Hacerles hueco te permite desdramatizar y poder centrarte en lo importante: tu nuevo objetivo.

Imagina que tu “primera vez” es empezar a practicar running. Has decidido empezar a correr y te sientes identificado con lo que he descrito. Aquí te dejo cinco consejos para facilitarte un estado emocional que te permita disfrutar y continuar:

1.    Trata de ilusionarte con lo que vas a hacer. Piensa en la ropa que estrenas, en cómo te sentirás después del ejercicio, cómo mejorará tu calidad de vida cuando hayas cogido el ritmo de entrenamiento, en que tus músculos estarán tensos, igual pierdes algo de peso, te fortaleces y tonificas, mejorará tu calidad de sueño y hasta tu nivel de concentración. Tu cerebro funcionará mejor después de hacer ejercicio.

2.    No te hipervigiles. Estate pendiente de todo lo que te hace sentir bien. Recuerda que estás empezando un ejercicio nuevo. Trata de observar de forma curiosa, pero observa lo que te hace sentir bien y lo que disfrutas.

3.    Vive el momento y deja de juzgar. El paisaje, tus zapatillas, la zancada, la respiración, el sonido de la naturaleza si corres por un parque, el colorido de los árboles o el caos de la ciudad, mira a la gente a tu alrededor. Cuando corres o cuando inicias una actividad empiezas a ver el mundo desde otro punto de vista. ¿Qué estás viendo y qué estás aprendiendo?

4.    Acepta que te sientas cansado, torpe, a veces incluso incapaz de cumplir con la primera sesión. No pasa nada, no es un fracaso. Cada uno tiene su ritmo. Acepta tus emociones. Te sientes inquieto y es normal. Piensa que es fruto de lo nuevo.

5.    Márcate objetivos diarios, a pesar de que tengas una meta más a largo plazo. Debes llevar un plan de acción con tus objetivos. Cuanto más te planifiques, menos queda a la improvisación. Horarios, días, dónde, con quién forman parte del objetivo. Si no colocas el running en tu agenda, siempre habrá una reunión más importante con la que excusarte. Tienes que hacer de tu actividad una prioridad.

Recuerda: el presente no está escrito, está esperando que tú intervengas en él. Todos somos capaces de alcanzar los objetivos. Solo depende dela manera en cómo nos esforzamos, involucramos y perseveramos con ellos.

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...