La toalla es para secarse (no para tirarla)

Mantenerte motivado durante cuatro años no es fácil. En la piscina de Michael Phelps hay una frase escrita que pone “no es cada cuatro años, es cada día”. Imagino que algo tendrá que ver en cómo entrena un campeón olímpico de la talla del nadador.
entrenate-para-la-vida -
La toalla es para secarse (no para tirarla)
Entrénate para la vida
Entrénate para la vida (blog de Patricia Ramírez)

“Los valores del deporte son valores para la vida. No todo es actitud...pero sin ella, no somos nada.“

Mantenerte motivado durante cuatro años no es fácil. En la piscina de Michael Phelps hay una frase escrita que pone “no es cada cuatro años, es cada día”. Imagino que algo tendrá que ver en cómo entrena un campeón olímpico de la talla del nadador.

Y es que estar motivado con un objetivo tan a largo plazo provoca momentos de subidón pero también de bajón durante la larga espera. Hay deportistas que solo sueñan con este momento. Mientras que futbolistas, atletas, jugadores de baloncesto, golfistas, disfrutan durante estos cuatro años de ligas, europeos, mundiales y torneos que hacen más corta la espera de unos Juegos Olímpicos, otros deportistas pasan desapercibidos: las artes marciales, la vela, la esgrima, la hípica, deportes a los que normalmente atendemos menos, tienen en los Juegos su momento estrella, momento en el que obtienen visibilidad.  Aquí es cuando el deportista percibe que se lo juega todo en unos minutos, en una bajada o en un combate.

Seguro que tú no te entrenas para unos Juegos Olímpicos pero puede que tengas objetivos a largo plazo: perder peso, cambiar de trabajo, sacarte unas oposiciones, curarte de una larga enfermedad. Aquí te dejo unos consejos para mantener la motivación y no tirar la toalla.

Ten claro cuál es tu objetivo. No el que te piden o imponen los demás, ni siquiera el objetivo que contentaría a los tuyos. Solo piensa qué te motiva a ti, qué deseas tú. Hazte las preguntas, ¿qué quiero conseguir?, ¿qué me haría ilusión a mí?, ¿con qué me contentaría yo?
Sueña en grande, pero con los pies en la tierra. Se trata de tener ambición sin riesgos innecesarios. Deportistas que arriesgan lesionados y terminan sufriendo una lesión mayor; personas que dejan su trabajo en pro de la pasión sin tener en cuenta su hipoteca y otras responsabilidades; otros que se enamoran locamente en un mes y abandonan matrimonios, hijos confundiendo hormonas y química con el amor de sus vidas. No te digo que no tengas que correr riesgos, de hecho la vida sin riesgo sería tremendamente aburrida. Pero sí que debes calcular las consecuencias de tus actos, valorar las decisiones que tomas, y a veces, tener paciencia en lugar de impulsividad. No creas que con esta filosofía apuesto por una relación marchita en lugar de tomar decisiones para ser feliz junto a otra persona. No es eso, solo que no te dejes llevar por el primer impulso. Las decisiones que se toman influenciadas por el deseo, que no por el corazón, no siempre son las correctas. Y al final terminas desmotivado porque no tomaste buenas decisiones, te machacarás diciendo que tienes mala cabeza y poco sentido común y dejarás de luchar por lo que era tu sueño.

Define lo que deseas en función del rendimiento, a pesar de que el final de la meta y el resultado también te motiven. Cualquier delantero se motiva pensando en el gol, pero si solo tiene en cuenta el resultado, en muchos partidos terminará frustrado a pesar de haber jugado bien. Debemos definir qué es un buen partido, la actitud, los movimientos, la conducción del balón, los tiros a puerta, los desmarques, los autopases, todo lo que el jugador haga buscando el gol. El gol llegará o no llegará, pero no puede ser la vara con la que medirse. En el momento en el que tu objetivo no depende de ti, el resultado queda en manos de otros rivales, de otros opositores, de otras personas. No sabrás qué modificar o en qué perseverar si no defines lo que te lleva de ti a conseguir ese objetivo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Visualiza todo lo que rodea tu meta. Visualizar supone elaborar imágenes mentales de tu intervención, tanto si vas a dar una charla como si vas a competir en los JJOO. Cómo será el inicio, el lugar, los olores, quién estará contigo. Describe  y vive tu actuación,  y siente. Siente lo que te gustaría sentir en ese momento, imagínate con éxito, como quien ha conquistado ya su sueño. Todo lo que visualices quedaré fijado en tu memoria. Tu mente tendrá la sensación de haber vivido el momento con éxito, y esto te predispone para obtenerlo.

Si no quieres perder tu motivación, no te metas presión. La presión viene de la importancia que le das a tu objetivo y de cómo hablas sobre ello. La gente que se enfrenta a una prueba importante termina por convertir el objetivo en un monotema. Solo hablan de la competición, de su oposición, de la boda o de una conferencia que tienen que dar. En el momento en el que el acontecimiento se convierte en el epicentro, focalizas ahí toda tu atención. Solo hablas de ello, sueñas con ello, anticipas todo lo negativo que pueda ocurrir y las consecuencias de fallar. Y te repites una y otra vez “no puedo fallar, me juego mucho, este es mi momento, sería horrible no pasar la prueba”. En el momento en el que tu mente interpreta que no conseguir el objetivo sería un drama, desencadena la respuesta de ansiedad. Y ansiedad y serenidad para enfrentarte a tu objetivo son dos conceptos antagonistas. No necesitas machacarte recordándote lo importante que es, ¡ya lo sabes! Ni necesitas tener a nadie al lado que, con buenas o malas intenciones, te haga sentir responsable de tus resultados.

correr-troncoDisfruta. Pero, ¿cómo puedo disfrutar de algo que es importantísimo para mí? Porque no hacerlo no te acerca al éxito. No sé si visteis las imágenes de Usain Bolt bailando samba en su presentación con Puma en estos JJOO. No paraba de reír y de divertirse. Y su meta, conseguir otro récord o medalla de oro es la misma que cualquier otra meta QUE PUEDAS TENER TÚ.

Me refiero a la importancia que puede suponerle a él. Para Bolt también es algo importante, pero no es serio. Solo importante. Se puede disfrutar de todo si uno tiene su concentración bien entrenada para que, llegado el momento, se meta en modo ON y dé lo mejor de sí. No necesitas mostrar a todos tu grado de concentración todo el día con cara de “estoy concentrado, no puedo reírme con tonterías cuando me enfrento a algo importante”. Disfruta, todo irá mejor si te relajas y te dejas llevar.

Y recuerda, la toalla, para secarse, no para tirarla.

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...