La ansiedad de la recta final

En esta semana varios son los equipos que se la juegan. Se juegan el ascenso a primera, el descenso a segunda B y otros objetivos. Mantener la categoría o ascender es un momento muy delicado. A nivel psicológico requiere concentración, saber manejar la presión, dejar de pensar en las consecuencias de fracasar porque te impide estar en el presente y un cóctel de emociones que torpedean más que suman.
entrenate-para-la-vida -
La ansiedad de la recta final
Entrénate para la vida
Entrénate para la vida (blog de Patricia Ramírez)

“Los valores del deporte son valores para la vida. No todo es actitud...pero sin ella, no somos nada.“

En esta semana varios son los equipos que se la juegan. Se juegan el ascenso a primera, el descenso a segunda B y otros objetivos. Mantener la categoría o ascender es un momento muy delicado. A nivel psicológico requiere concentración, saber manejar la presión, dejar de pensar en las consecuencias de fracasar porque te impide estar en el presente y un cóctel de emociones que torpedean más que suman.
Muchos son los deportistas, amateurs y profesionales, del deporte individual y del colectivo, que se ven sometidos a altos niveles de presión. La idea de tener toda una temporada por delante, relaja. Te permite tener otras oportunidades para recuperar errores. Pero cuando solo te queda una carta, el chip cambia.

Si hay un momento importante para tirar de psicología deportiva, es este. Cinco consejos que te pueden ayudar.

"Muchos son los deportistas que se ven sometidos a altos niveles de presión"

1.    Dejar de poner cara seria como si fuera algo trágico. Todos conocemos la trascendencia del momento y cómo afecta un descenso o ascenso, la pérdida de una beca o cualquier otra consecuencia. No eres más responsable por mostrarte serio. Si estás todo el día con cara de “qué sufrimiento, qué ganas de que pase ya, me preocupa mucho este momento”, tu cerebro hará la siguiente interpretación: si mis gestos faciales indican que estoy ante un problemón, es que debo preocuparme. Y automáticamente desencadenará la respuesta de miedo y ansiedad. Tensará tus músculos, tendrás síntomas de ansiedad, como dolor de cabeza, diarreas, problemas de sueño, respiración agitada, y todo esto impedirá que hagas lo único que puedes hacer: entrenar de forma tranquila y relajada para poder dar tu mejor versión.
No se trata de estar tocando las castañuelas, pero sí debes adoptar una postura relajada que te permita entrenar de forma eficaz y eficiente. Recuerda, estás ante un partido o una competición, no en un entierro. Las emociones tienen su función. Si equivocas el estado emocional, también influirá en tus resultados.

2.    Pensar para sumar. Rumiar y darle vueltas a las cosas es más el problema que la solución. No eres más responsable por estar todo el día pensando en las consecuencias, en que no puedes cometer un error, etc. Si no sabes en qué pensar, elige una frase o palabras claves que te acompañen en estos días. Escribirlas facilitará el recuerdo cuando las necesites: “puedo hacerlo, estamos preparados, entrena tranquilo, voy a darlo todo, estate tranquilo, disfruta, fluye”. Cualquier otro pensamiento siembra la duda, te genera desconfianza y te impide jugar tranquilo.

 

"No pierdas de vista la idea de disfrutar" "No pierdas de vista la idea de disfrutar"

 

3.    Practica alguna técnica de relajación, respiración o meditación. La mayoría de situaciones que requieren de toda la atención y concentración, nos activan de tal manera que a veces acarrean problemas de sueño. A la hora de dormir, practica alguna técnica para desconectar. Aquí te dejo la relajación de Jacobson. www.patriciaramirezloeffler.com/2012/08/la-relajacion-muscular-basada-en-jacobson-y-oncoming-way/ Solo tienes que sentarte o tumbarte en un lugar tranquilo y dejarte llevar por los ejercicios que te voy proponiendo. La relajación muscular, la respiración diafragmática y la meditación producen cambios físicos relacionados con el estado de bienestar y paz. Te ayudará a bajar tu ritmo y descansar.

4.    No pierdas de vista la idea de disfrutar. En España asociamos todavía, equivocadamente, que el juego, el ocio y pasarlo genial son conductas poco serias incluso irresponsables. Nada más lejos de la realidad. Todo lo que hacemos disfrutando suele tener niveles más altos de productividad. Jugar y disfrutar, relajan. Y cuando consigues disfrutar y fluir en tu actividad, tu nivel de concentración, atención y el rendimiento son mayores.

“Puedo hacerlo, estamos preparados, entrena tranquilo, voy a darlo todo, estate tranquilo, disfruta, fluye”. “Puedo hacerlo, estamos preparados, entrena tranquilo, voy a darlo todo, estate tranquilo, disfruta, fluye”.

5.    Intensidad en cada minuto. Sin presión negativa, pero metido. Pensando solo en lo que tienes que hacer en cada jugada. No pienses en los minutos que tienes por delante ni controles a través del banquillo cómo va el rival de otro partido. Tú en tu partido, en tu jugada, en lo que hace el compañero, en estar presente. Cualquier otro estímulo en el que centres la atención, incluso pensar en lo que queda por delante del partido y que tienes tiempo, impide que el cien por cien  de tu atención esté en el AQUÍ y en el AHORA. En el presente es el único lugar dónde tienes margen de maniobra. No te lamentes por la jugada fallida, solo sigue en el presente. Busca una palabra clave que te recuerde esta idea, algo así como “metido, dentro”.

Que te deje en el camino un rival superior, vale. Que te limites tú por no haber tenido la actitud adecuada, no vale. Mucha suerte a todos y que el talento se encuentre con su mejor versión.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...