La paradoja del descanso

A menudo solemos escuchar que el mejor entrenamiento para un deportista es el descanso, y eso es muy cierto, ya que es en el periodo posterior a la actividad cuando el cuerpo se adapta a las cargas producidas por el entrenamiento para poder soportar cada vez esfuerzos mayores. La paradoja surge cuando nos encontramos más cansados en los días de descanso que en los días de entrenamiento, y esto es debido a que el grado de activación que produce la actividad física (predomina el sistema nervioso simpático sobre el parasimpático) nos hace estar más despiertos y predispuestos a la actividad que cuando descansamos varios días. En los días de descanso notaremos como nos encontramos sin chispa y con desgana.
material -
La paradoja del descanso
La paradoja del descanso
Entrenamiento inteligente
Entrenamiento inteligente (blog de Miguel Ángel Rabanal)

“El entrenamiento sin inteligencia no sirva para nada. ¡¡Sé inteligente y entrena lo mínimo necesario para rendir lo máximo posible!!“

A menudo solemos escuchar que el mejor entrenamiento para un deportista es el descanso, y eso es muy cierto, ya que es en el periodo posterior a la actividad cuando el cuerpo se adapta a las cargas producidas por el entrenamiento para poder soportar cada vez esfuerzos mayores. La paradoja surge cuando nos encontramos más cansados en los días de descanso que en los días de entrenamiento, y esto es debido a que el grado de activación que produce la actividad física (predomina el sistema nervioso simpático sobre el parasimpático) nos hace estar más despiertos y predispuestos a la actividad que cuando descansamos varios días. En los días de descanso notaremos como nos encontramos sin chispa y con desgana.



Además, hay muchas veces que es en los periodos de parón cuando nos surgen todas las molestias y las lesiones, debido a que cuando hacemos ejercicio segregamos las ya comentadas drogas deportivas (dopamina, endorfinas y serotonina) que mitigan los daños y dolores acontecidos durante la práctica deportiva. Esta paradoja deportiva, desconocida por demasiados deportistas, propicia que a menudo, no se descanse lo necesario y se llegue al punto en el que el cuerpo se colapsa originando el indeseado sobreentrenamiento o sufriendo una lesión que hará que haya que descansar de una manera forzada. Por todo ello, y aunque choque un poco, todas las personas con un hábito deportivo tiene que tener claro que muchas veces es más difícil descansar que entrenar, pero que hay que ser  “inteligentes” y tomarse el descanso como uno de los entrenamientos más duros.
Por Miguel Ángel Rabanal (www.intelligentrunning.es)

Te recomendamos

SKS organiza sus nuevas bolsas para bici en tres familias, y entre ellas, la de MTB e...

Con el distintivo Cero Emisiones, este Mini Countryman es un coche SUV más que intere...

Frente a enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, la Esclerosis Múltiple o ...

Aprende a alimentarte y a suplementarte para tus mejores 21 km ...

La carrera más solidaria, Oxfam Intermón Trailwalker, abre isncripciones para su nove...

Una cuestión importante que nos planteamos gracias al lanzamiento de la chaqueta Tre...