Quiero mi carnet de ecologista

Esta mañana he acudido a la manifestación en defensa del derecho a pedalear en la Sierra de Guadarrama. Me lo habían puesto fácil ya que se había convocado en mi pueblo, Cercedilla, una de las “puertas” de este paraíso natural que para lo bueno y para lo malo está a tiro de piedra de una hora en coche y hora y media en Cercanías de una gran ciudad como Madrid.
Fran Chico -
Quiero mi carnet de ecologista
Quiero mi carnet de ecologista
El pez chico se come al grande
El pez Chico se come al grande (blog de Fran Chico)

“No sé si me gusta más el periodismo que el deporte o al revés. He tenido la suerte de vivir en los dos mundos durante los últimos 30 años. Y espero no perder nunca el espíritu deportivo para afrontar la vida.“

Hemos sido unos 300 los ciclistas, entre ellos el medallista olímpico Carlos Coloma, los que hemos concentrado con el objetivo de demostrar nuestro rechazo al Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama que en la práctica va a prohibir el uso de la bicicleta en estos montes.

Creo que todos los que montamos en bici de montaña amamos la naturaleza (de hecho, es una de las principales razones para practicar este deporte) y, aunque sólo fuera por egoísmo, porque nos encanta este deporte y queremos seguir haciéndolo nosotros y luego nuestros hijos, somos los primeros interesados en su conservación.

A mi molesta especialmente cuando se habla de este tema en la televisión y se contrapone la versión de un ecologista y la de un ciclista. ¿Pero dónde reparten los carnets de ecologista? ¿Es que es incompatible ser ciclista y ecologista? Habrá gente que tenga el mismo interés es que la Sierra de Guadarrama siga siendo un paraíso natural pero más no.

¿Son los que hacen deporte los enemigos del Parque? Por supuesto que hay gente que hace un uso exagerado abriendo nuevos caminos pero de verdad, y soy un usuario habitual, es absurdo pensar que la gente que va en bici (que no son pelotones como los del Tour, que hay muchos días que estoy dos horas por el monte y veo tres o cuatro ciclistas) vayan a ser la causa de que nuestro hijos y nietos no puedan heredar este tesoro natural.

Lo que se ha hecho con el Plan Rector es lo más fácil, la especialidad de nuestro país: prohibir. Es lo más fácil, lo que menos trabajo da, incluso aunque en este caso los reguladores sean conscientes de que para controlar que se cumplan esas normas será necesario un verdadero ejército de agentes forestales subidos a “ecológicos” vehículos a motor listos a solucionarlo a base de multas (esperemos que con papel reciclado). Yo sigo pensando que es mucho inteligente dedicar el tiempo a que la gente ame el monte, que se acerque, lo disfrute, lo valore, y se conviertan en defensores activos. Y a esto se dedica poco tiempo y todavía menos dinero.

Muy triste es que mientras por un lado los políticos se harten a decir que la bici es el vehículo del futuro por otro sean incapaces de ponerse de acuerdo para cerrar la ley que nos proteja cuando circulamos por carretera y luego nos prohíben hacerlo en la naturaleza. Será el vehículo del futuro pero porque sólo se va a pedalear cuando sea posible hacerlo en Marte…

 

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

Participa en nuestro sorteo y gana una de estas dos magníficas chaquetas de cuero Ind...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...