Respeta tus ritmos biológicos y adelgaza

La metabolización y aprovechamiento de los nutrientes de un alimento depende de la hora del día a la que lo ingieres. La tolerancia a la glucosa, y por tanto lo que "nos engorda" varía según el momento del día en que lo comamos.
Sport Life -
Respeta tus ritmos biológicos y adelgaza
Respeta tus ritmos biológicos y adelgaza

 

No es lo mismo comerse un cocido a mediodía que de cena ¿verdad? La metabolización y aprovechamiento de los nutrientes de un alimento depende de la hora del día a la que lo ingieres. La tolerancia a la glucosa, y por tanto lo que “nos engorda” un alimento, y los movimientos intestinales, se modifican según el momento del día. Si quieres perder peso, en general vale el dicho popular de "Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo". Pero no sólo son importantes las cantidades, también es fundamental qué comemos en cada momento:

Desayuno y comida: Hidratos de carbono para afrontar la jornada con energía.

La hormona insulina es más activa durante el día y disminuye su actividad al caer la tarde para alcanzar los niveles mínimos durante la noche. Por eso las horas de luz son el mejor momento para ingerir los nutrientes energéticos y saludables como los carbohidratos complejos.
Hasta la tarde, dale prioridad a los cereales, el arroz, las patatas, el pan, etc.

Cena: Proteínas para reponer tus músculos mientras duermes.

Las proteínas se asimilan mejor por la noche. Mientras dormimos se segrega más hormona del crecimiento, que colabora en la recuperación y crecimiento de las células musculares, para lo que son necesarios aminoácidos (unidades básicas de las proteínas).

La hormona del crecimiento promueve también la utilización de las grasas acumuladas como fuente de energía durante esas horas, conservando las reservas de glucógeno y proteínas del músculo. La hipoglucemia (falta de azúcares) dispara la secreción de hormona del crecimiento. Si te pasas con los hidratos en la cena, tu secreción de esa hormona será menor y engordarás. No obstante, las proteínas son más difíciles de digerir que los hidratos y no necesitamos una cantidad demasiado grande para obtener los aminoácidos necesarios, así que procura cenar al menos un par de horas antes de acostarte y no pasarte con las cantidades.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...