Publicidad

Marisco, proteína limpia y muy fitness

Comer marisco es un placer que además puede ser muy saludable, en su justa proporción, claro. ¡Te dejamos la selección de marisco Train Hard!
Domingo Sánchez -
Marisco, proteína limpia y muy fitness

El marisco, además de ser un placer por su característico sabor a mar, es un grupo de alimentos muy saludable, alto en proteínas, bajo en grasa y rico en vitamina A, ácidos grasos omega-3, vitamina E y en minerales como zinc, selenio y hierro. Además, alguno de ellos como la cigala presenta gran cantidad de calcio, que junto al hierro lo hacen un alimento especialmente indicado para las mujeres por prevenir la osteoporosis y la anemia.

Consejo experto del chef

Para cocer el marisco, si es posible utiliza agua de mar limpia, ya que mantendrá el sabor a mar tan característico. Si esto no es posible, intenta añadir sal marina junto al agua, lo ideal sería agua mineral.

Las mejores proteínas en lata

El listado de alimentos con más proteína

Las legumbres que cuidan tus músculos

Crustáceos

Bogavante

Energía: 83,50 kcal
Proteínas: 15,90 g
Hidratos carbono: 0,70 g
Grasa: 1,90 g
Colesterol: 89 mg


Cigala

Energía: 85,40 kcal.
Proteínas: 17,70 g
Hidratos carbono: 0,50 g
Grasa: 1,40 g
Colesterol: 105 mg


Centollo

Energía: 127 kcal
Proteínas: 20,10 g
Hidratos carbono: 1g
Grasa: 5,20 g
Colesterol: 100 mg


Langostino

Energía: 110 kcal
Proteínas: 24,30 g
Hidratos carbono: 1,50 g
Grasa total: 0,80 g
Colesterol: 185 mg

Moluscos

Ostra

Energía: 66 kcal
Proteínas: 9,00 g
Hidratos de carbono: 4,80 g
Grasa total: 1,20 g
Colesterol: 123 mg


Vieira

Energía: 81,70 kcal
Proteínas: 15,60 g
Hidratos de carbono: 2,80 g
Grasa: 0,90 g
Colesterol: 40 mg


Percebe

Energía: 66,40 kcal.
Proteínas: 15,70 g
Hidratos de carbono: 1 g
Grasa: 0,40 g
Colesterol: 15 mg


Pulpo

Energía: 89,80 kcal
Proteína: 17,90 g.
Hidratos carbono: 1,40 g
Grasa: 1,40 g
Colesterol: 48 mg

¡Cuidado con el colesterol!

Gambas, langostinos y cigalas son las que presentan mayor cantidad de colesterol con 200 mg por cada 100 g (también el calamar), le siguen la langosta y el bogavante con 150 mg y las nécoras y cangrejos con 100 mg. Sin embargo, la mayor parte se encuentra en la cabeza, por tanto, esa costumbre tan española de chupar las cabezas, no es tan buena idea. Además de llevarte todo el colesterol, es aquí y en las vísceras donde se acumulan sustancias nada saludables como el cadmio o aditivos para prolongar su vida en cautividad como los sulfitos.

Los moluscos presentan menor concentración de colesterol que los crustáceos; las almejas, chirlas o berberechos presentan solo 40 mg y el percebe 14 mg. Por tanto, puestos a elegir, mejor los pequeños moluscos que también te obligarán a un consumo más lento y entretenido al tener que extraerlos de su concha protectora.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.