El sistema respiratorio del cuerpo del deportista

El sistema respiratorio del cuerpo del deportista

Con el ejercicio se demandan cantidades mayores de oxigeno, aumenta la frecuencia respiratoria y se ponen en marcha los músculos respiratorios. Aprende cómo funciona tu cuerpo

 


Respiración diafragmática durante el ejercicio:

El músculo diafragma es el protagonista junto con los intercostales para expandir la caja torácica a nivel de las últimas costillas ya que tienen mayor movilidad y permiten el ingreso de una mayor cantidad de aire.

  • Durante la inspiración (1), debemos contraer el transverso del abdomen para aumentar la presión abdominal, seguidamente contraemos el diafragma que a modo de campana se abre y desciende, expandiendo la caja torácica en su zona mas baja, el pecho se proyectará hacia arriba y hacia delante.
  • El aire entra muy deprisa en los pulmones para llenar el vacío resultante. Al relajar los músculos diafragma e intercostales (2), el diafragma vuelve a su posición original curvándose hacia arriba, las últimas costillas se cierran y el aire se expela.
  • Este tipo de respiración permite mantener contraído en todo momento a los músculos abdominales, sobretodo al transverso, lo que supone una gran ventaja mecánica y de protección durante acciones motrices donde se necesite transmitir fuerzas a través de la columna o mantener una estabilidad del tronco.

 

¿Inspirar por la nariz o por la boca?

 

  • Cuando el ejercicio es de baja intensidad, lo ideal es inspirar por la nariz, sin embargo a medida que aumenta la intensidad resulta necesario introducir aire por la boca, entra mucho más aire y resulta menos costoso.
  • Pero siempre que podamos, lo más interesante es introducir el aire por la nariz ya que así el aire se calienta y humedece, también filtra el aire de polvo, polen y otras partículas extrañas, lo que reduce la irritación y el riesgo de infecciones.

 

Adaptaciones al ejercicio

 

  • Durante el ejercicio se produce un aumento de la ventilación, los pulmones se expanden al máximo y con una frecuencia también mayor.
  • La ventilación puede aumentar desde los 5 l/min. en reposo hasta 200 l/min. en ejercicio máximo, representando un aumento de 35 veces su valor.
  • A largo plazo se producen cambios se produce un aumento de la superficie respiratoria, ampliación de la red capilar pulmonar y mejora de la capacidad difusora alveolo-capilar. Como resultado la capacidad vital puede aumentar hasta 2 litros.
  • Durante el buceo, la presión aumenta de forma significativa afectando al sistema respiratorio.
  • El organismo necesita de un tiempo para equilibrar esas presiones. Por esta razón son necesarias las paradas durante el ascenso.
  • Si se asciende de forma rápida el aire se expande y con una presión excesiva los alvéolos pueden romperse y provocar un neumotórax.

 

 

Y además…