La importancia de hidratarse ¡también en invierno!

A pesar de las bajas temperaturas tienes que seguir reponiendo los líquidos que eliminas, sobre todo después de hacer deporte
Sport Life -
La importancia de hidratarse ¡también en invierno!

El calor es un importante estímulo para la rehidratación, ya que los líquidos que tomamos no solo compensan las pérdidas que se originan con el ejercicio, sino que ayudan a la refrigeración de tu organismo: el cuerpo 'te pide' de forma natural hidratación. En invierno esa necesidad de hacer bajar la temperatura corporal no es tan evidentemente y es una de las causas de una menor ingesta de líquidos, aun cuando los sigamos necesitando por una simple cuestión metabólica, sobre todo al acabar el ejercicio.

Toma nota de las recomendaciones que nos hacen los expertos en relación a la buena hidratación del deportista:

- Necesitas unos 10 vasos de líquidos (1,5 a 2 l) al día para compensar las pérdidas del sudor y la orina incluso en invierno. Aumenta esta cantidad en caso de incremento en las temperaturas.

- Bebe otros líquidos además del agua que es insípida, ya que el sabor puede estimular la apetencia de consumir líquidos.

- Justo después del ejercicio, si te gusta la cerveza decántate por una versión 0,0, mejor si es isotónica.

- Evita largos periodos de tiempo sin ingerir líquidos, tómalos durante las comidas y entre las mismas.

- Bebe antes de tener sed. El mecanismo de la sed es un estímulo que puede aparecer con demora, cuando tu cuerpo ya ha experimentado cierta deshidratación.

- Mantén las bebidas entre los 8º y los 10º para conseguir un vaciado gástrico rápido y que así la incorporación del agua a los órganos y tejidos se realice en el menor tiempo posible.

- Ten especial cuidado en el caso de realizar ejercicio físico, ya que debes aumentar la ingesta antes, durante y después de practicarlo.

Debe quedarnos claro que la rehidratación en invierno es tan importante como en tiempo caluroso, sobre todo si estás haciendo ejercicio de forma regular ya que es una de las claves principales de una buena recuperación. La toma de líquidos isotónicos tras el entrenamiento prolongado es una buena medida para favorecer la hidratación puesto que su asimilación es más rápida que la del agua sola, por su isotonicidad (concentración de sustancias similar a la del plasma sanguíneo) y además, en general, aportan carbohidratos y otros componentes beneficiosos para tu recuperación. Además de los líquidos isotónicos tradicionales existen alternativas, como la cerveza 0,0 isotónica, una opción para aquellos que les gusta la cerveza.  Sin ser una solución electrolítica a base de hidratos de carbono, es una buena alternativa por cumplir con el rango de osmolalidad de los isotónicos (270 a 330 miliosmoles/l) lo que permite una hidratación rápida y efectiva.

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.