Cómo evitar las uñas negras

Cómo evitar las uñas negras

Aprende a prevenir la típica molestia del corredor

Efectivamente las "uñas negras" se producen en la mayor parte de los casos al realizar ejercicio con un calzado demasiado corto lo que produce un choque repetitivo de las uñas contra la puntera sobre todo cuando se corre cuesta abajo. Su coloración evidencia un acúmulo de sangre (hematoma subungual) y si aparece en la base se debe tratar cuanto antes por un podólogo, extrayendo la sangre estancada bajo la uña facilitando el proceso de curación y evitando que la uña se desprenda completamente.

El tratamiento consiste en agujerear la uña con un elemento incandescente, lo que permite perforarla sin dolor y que la sangre salga reduciendo de inmediato la presión y con ello las molestias. Posteriormente se tapa durante unos días con una gasa esterilizada y se desinfecta con yodo, permitiendo una rápida incorporación al entrenamiento habitual. Aunque te parezca doloroso no lo es en absoluto ya que en la uña no tenemos terminaciones nerviosas; conozco deportistas que se lo han realizado ellos mismos calentando un clip de papelería, eso sí lavando y desinfectando muy bién la zona pre y post perforación. Si no se acude a un especialista y se trata correctamente, la uña empezará a levantarse en una o dos semanas, debiendo recortarla para que no se enganche en los calcetines y lesione la piel de zonas próximas.

El principal problema que puede acarrear una uña sometida a excesiva presión o rozamiento por usar un calzado inadecuado, es la de padecer una "onicocriptosis" (tela con el nombrecito...) y esto sucede cuando éstas se encarnan o infectan. Esta lesión de la piel se produce al clavarse los laterales de la uña en los pliegues laterales del dedo que la envuelven, infectándose la herida por la propia sudoración de los pies. Tremendamente dolorosa llega a dificultar hasta el caminar y especialmente en estos casos recomiendo acudir al podólogo, necesitando en casos severos hasta la supervisión de un médico y la prescripción de antibióticos orales para combatir la infección.

Esto se previene siendo especialmente cuidadoso con la higiene del pie, el cambio diario de calcetines y la elección adecuada del calzado. También es muy importante el corte periódico de las uñas y hacerlo de forma adecuada mediante un corte recto y sin excesos, lo que evitará que la uña se clave en la carne al ir creciendo. Obviamente debes evitar ese calzado "justo" y elegir unas zapatillas que se adecuen al tipo y morfología de tu pié. Actualmente en el mercado hay marcas y modelos específicos según tipos de pies. El modelo que te corresponde así como el correcto asesoramiento para su elección lo encontrarás en tiendas especializadas en atletismo.


No olvides que puedes realizar tus preguntas en el foro de Alberto Cebollada, el hombre de las 1001 lesiones.