¿Sabes cuál es la función de las hormonas sexuales femeninas?

¿Sabes cuál es la función de las hormonas sexuales femeninas?

A lo largo de tu vida tus hormonas te hacen ser como eres, como mujer e incluso como deportista

No podemos hablar de fisiología femenina sin referirnos a las hormonas que regulan cada momento de la vida de una mujer. No te asustes y suspires con horror recordando tus aburridas clases de biología. Piensa que para entenderte, es necesario que aprendas cómo funciona tu cuerpo. Aquí puedes seguir de una manera sencilla, cuáles son las funciones más importantes de las hormonas femeninas y cómo pueden influir en tu rendimiento deportivo.

Estrógenos

Son las hormonas responsables de las curvas femeninas. En realidad son un grupo de hormonas como el estradiol, estriol y estrona. Son las responsables de que las mujeres parezcamos mujeres. Por su acción, las mujeres somos más propensas a acumular grasas en las caderas y los senos, pero no debes odiarlas porque los estrógenos hacen que las mujeres seamos menos propensas a los problemas cardiovasculares. Regulan el metabolismo de las grasas en la sangre, manteniendo altos los niveles de colesterol HDL (bueno) y protegiendo a las mujeres del riesgo de infarto. También regulan tu apetito sexual. Se encargan de mantener los huesos fuertes, impidiendo la salida del calcio de los huesos. Durante la menopausia disminuyen los niveles de estrógenos, los huesos pueden volverse más frágiles y el corazón de las mujeres pierde esa protección extra. Por ello, es muy importante que las mujeres realicen ejercicio durante toda su vida, para mantener huesos fuertes y arterias sanas.

Para tu vida deportiva los estrógenos te ayudan a mejorar tu velocidad y tu fuerza explosiva a partir de la energía rápida del músculo o ATP. Por eso se suele recomendar a las mujeres que realicen ejercicios intensos como series o sprint, los días después de la ovulación.

Progesterona

Esta hormona aparece después de la ovulación y también prepara al útero para la fecundación. Cuando esta no tiene lugar, disminuyen los niveles de progesterona y se produce la menstruación. La progesterona también interviene en la acumulación de grasa en las adolescentes y en el desarrollo de los pechos, es la responsable del aumento de tamaño de los pechos antes de la menstruación y durante el embarazo. Puede provocar una ligera retención de líquidos los días antes de la regla.

En tu entrenamiento, la progesterona te ayuda a realizar ejercicios de resistencia. Los días después de la ovulación es más fácil obtener energía a partir de las grasas. Por esa razón se suele recomendar hacer rodajes largos de intensidad moderada, a partir del día 14 del ciclo (ovulación) hasta la menstruación.

Prolactina

Es la hormona de la leche. Se encarga de provocar la producción de la leche después del parto. No interviene durante el entrenamiento, más bien es la responsable de que te quedes en casa mirando con cara de embobada a tu bebé, en vez de ir al gimnasio.

FSH y LH

Las hormonas gonadotrópicas son, la Hormona Folículo Estimulante (FSH) y la Hormona Luteinizante (LH) Se producen en el cerebro, en la glándula pituitaria. En las mujeres, la FSH se encarga de estimular los folículos ováricos para la maduración del óvulo y favorece la secreción de estrógenos.

La LH provoca la ovulación al desencadenar la liberación del óvulo desde el folículo ovárico. También favorece la secreción de progesterona. En el hombre la LH favorece la producción de hormonas sexuales masculinas en los testículos.

Testosterona

La testosterona no es una hormona exclusiva en los varones. Las mujeres fabrican testosterona en los ovarios y en las glándulas suprarrenales. Está implicada en el mantenimiento del apetito sexual de la mujer y de la masa muscular, entre otras funciones. Una buena noticia para las mujeres deportistas, cuanta mayor es tu porcentaje de masa muscular, mayor cantidad de testosterona fabrica tu cuerpo, por lo que ahora ya sabes porque tienes más ganas de (ya sabes) después de hacer pesas en el gimnasio.

Oxitocina

Es la hormona que se encarga de producir el parto, pero también es la responsable de los movimientos rítmicos y placenteros del útero cuando se alcanza el orgasmo. También parece asociada a la sensación de felicidad y enamoramiento de los primeros días de una pareja.