Consejos para lograr un estómago plano: 1/3

Consejos para lograr un estómago plano: 1/3

Consigue un vientre plano con estos sencillos consejos. ¡Anímate!

1. Cuida tu jardín intestinal:

La flora intestinal está formada por millones de bacterias "buenas" que viven en tu sistema digestivo y se encargan de mantener el sistema digestivo sano. Puede que nunca hayas pensado en ello, pero en el intestino está la base de la salud, mantenerlo sano y ayuda al sistema inmunológico y mejora la calidad de vida. Cuando las bacterias viven en armonía con tu cuerpo, la digestión funciona correctamente y los alimentos se asimilan, mientras los residuos se eliminan, sin problemas. Cuando tomamos antibióticos, seguimos una dieta inadecuada o nos agobia la tensión, se altera la flora intestinal y aparece hinchazón abdominal, gases y malas digestiones. Para evitarlo, toma un para de yogures al día, ricos en bacterias vivas, lácteos con bacterias e incluso los pickles, que son vegetales fermentados como el típico chucrut alemán (col fermentada) y derivados fermentados de la soja como el y miso.

2. Bebe agua con control:

Aunque te parezca una contradicción, cuanta más agua retienes, más agua necesitas beber, para diluir la sal de tus tejidos y eliminarla en la orina. La recomendación básica es beber ocho vasos de agua al día, incluso más ahora que el calor aprieta y sudas más al correr pero no conviene abusar, el exceso de agua también puede hinchar tu estómago y dilatarlo. Intenta equilibrar la cantidad de líquido que pierdes cuando haces ejercicio, pesándote antes y después de entrenar. Si has perdido medio kilo, debes reponer medio litro de agua. Si bebes más agua de la que necesitas, o no repartes el líquido a lo largo del día (no vale beber 4 vasos seguidos) puedes provocar la distensión de tus músculos abdominales, y no sólo tendrás más estómago, también puedes acabar con problemas digestivos. Recuerda no "pasarte" en los extremos.

3. Elimina los gases:

Una persona normal, puede llegar a producir entre cuatro y cinco litros de gas al día. ¡A qué no te lo imaginabas! El sistema digestivo está preparado para eliminarlos sin dolor ni sufrimiento. Cuando las personas tienen un problema de gases o flatulencia, por estrés, mala digestión, problemas de intolerancia o alergia a ciertos alimentos, etc. el estómago se hincha exageradamente y suele aparecer tendencia a acumular grasa en la zona abdominal.

Si eres de las personas que se levantan cada mañana con un vientre liso, que desaparece en cuanto desayunas y terminas acostándote con un vientre hinchado cada noche, los gases son tu problema. Para eliminarlos, debes acudir a una revisión médica que descarte otros problemas digestivos, tomar tisanas con plantas como hinojo, anís o cominos y seguir un plan de alimentación estricto para identificar los alimentos que te producen gases y eliminarlos de la dieta.

4. Limpieza general de tu intestino:

Las verduras y hortalizas ricas en fibra, arrastran el bolo alimenticio, evitan el estreñimiento y favorecen la eliminación de los restos de alimentos que ocupan volumen y distienden tus músculos abdominales.
Prueba esta receta sopa "mete-barriga":

  • 1 litro de agua, 3 zanahorias, 1 ajo, 1 cebolla, 1 cuarto de repollo, 3 ramas de apio. Corta las hortalizas en "juliana" y cuécelas en el agua hasta que estén tiernas. Prueba a tomar esta sopa de desayuno cada mañana o de primer plato en las cenas. Comprobarás como pone tu intestino a trabajar a "toda máquina" y visitarás el baño con frecuencia hasta que elimines los residuos que abomban tu vientre.


5. ¿Son los lácteos el problema?

Algunas personas tienen una pequeña intolerancia a la lactosa, tan pequeña que les permite tomar leche y derivados (quesos, mantequilla, nata, etc.) sin sufrir graves inconvenientes digestivos, pero suficiente para que la enzima lactasa que digiere la lactosa (azúcar de la leche) no funcione bien y que este azúcar fermente en el tubo digestivo y provoque hinchazón abdominal, entre los 15 minutos y varias horas después de tomar lácteos. Para reconocerlo basta una simple prueba, toma un vaso de leche o quesos a la hora de la cena, y observa si te levantas con hinchazón a la mañana siguiente.

Si es así, puedes sospechar intolerancia a la lactosa y te conviene consultar con tu médico, para comprobarlo. Con una pequeña intolerancia a la lactosa, no tienes porque dejar de tomar lácteos, simplemente sustituye la leche por yogur (la lactosa está digerida), requesón o quesos suaves y evitar alimentos preparados que contiene glutamato monosódico, lactosas o edulcorantes artificiales. Si no tomas ningún lácteos debes asegurar la dosis de calcio en la dieta con soja y derivados, salmón, cebollas, brécol, legumbres, dátiles, higos secos, frutos secos y algas. Se ha comprobado que la falta de calcio, también puede provocar hinchazón abdominal.

Y más consejos: