Publicidad

Entrenamiento de fitness para llevar (también de vacaciones)

Un circuito de fitness que te podrás llevar a todas partes, ¡así puedes entrenar para no perder la forma también en vacaciones!
Raúl Notario, Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte – Máster en Actividad Física y Salud / Fotos Gonzalo Manera -
Entrenamiento de fitness para llevar (también de vacaciones)

¿Tienes cerca una toalla y una piscina? ¡Pues ya tienes lo que necesitas para pasar un verano activo! Este mes, con el nuevo número de Sport Life de agosto, te proponemos un entrenamiento que te mantiene en forma y para el que no necesitas nada más. Aquí te dejamos un adelanto con una parte del artículo que puedes encontrar íntegro en tu Sport Life 220 que ya está disponible en papel por 3,50 € y en digital por 1,79 €. 

Agosto, el mes de vacaciones por excelencia. Dejamos atrás los madrugones, las reuniones de trabajo, las prisas por llevar a los niños al cole, el tráfico y un largo etcétera que no queremos recordar. Comenzamos a preparar la maleta y todo son ganas de diversión, descanso y tiempo libre, sin hueco para el estrés ni los relojes. Llegó el momento de un merecido descanso, pero ¿y nuestro entrenamiento? ¿Voy a perder lo que he ganado durante el esfuerzo de todo un año? 

Sea cual sea tu opción, tanto si quieres entrenar como si quieres descansar en el periodo estival, este es tu artículo y para demostrártelo tenemos razones que justifican y defienden ambas posturas, porque, al menos durante tus vacaciones, tienes derecho a elegir y ser feliz sin remordimientos.

Si te tomas los entrenamientos en serio y te gusta cumplir rigurosamente con tus rutinas, seguramente estés preocupado por saber si tu fuerza, volumen muscular o velocidad disminuirán durante los próximos días de tranquilidad y descanso. Debes saber que aunque nos tomemos un mes de descanso, ese tiempo no es suficiente como para arruinar nuestra preparación y forma física.

Para que eso fuera así, deberíamos estar totalmente inmóviles durante al menos dos semanas o más. Según la literatura científica, los niveles de fuerza apenas varían en un periodo de dos semanas. Si te gusta salir a correr o lo tuyo son los deportes de marcado componente aeróbico, los estudios científicos aseguran que tu capacidad en cuanto al volumen de oxígeno (V02) y sanguíneo tan solo se verá reducida entre un 4 y un 14%, algo que puedes recuperar sin demasiado problema en cuanto vuelvas a la rutina. Sin embargo, muchos asiduos al gimnasio tienen la sensación de perder fuerza y tono muscular en tan solo una semana. Esto no se debe a una pérdida de músculo, sino a la menor proporción de sustancias como el glucógeno y el agua dentro del mismo, lo que repercute en su aspecto visual.

Los efectos del descanso no aparecen en todas las personas por igual, nuestra genética y fisiología serán determinantes junto con nuestra actividad diaria e historial deportivo. Si hemos alcanzado niveles muy altos de rendimiento, las pérdidas se harán más notables y viceversa. Por ejemplo, si nuestra flexibilidad es escasa y no la trabajamos habitualmente, el tiempo de descanso no influirá negativamente en nuestra capacidad. De hecho, los deportistas profesionales son los primeros en percibir los efectos del descanso en su rendimiento, pudiéndose apreciar leves diferencias en cuanto a fuerza, velocidad y flexibilidad en tan solo un par de semanas.

Debido a eso, este tipo de profesionales suelen llevar a cabo lo que se denomina como descanso activo, es decir, siguen realizando actividad física pero a un ritmo e intensidad mucho más bajo de lo habitual. Tú también puedes hacerlo y de ese modo aprovechar el tiempo para hacer lo que más te gusta. Prueba a practicar otros deportes o a realizar actividades físicas que no sueles realizar durante el año. Puedes atreverte con el surf, el senderismo, el submarinismo o el patinaje, siempre intentando incidir en un carácter mucho más lúdico, recuerda que ¡estamos de vacaciones! Si sigues nuestros consejos verás cómo cuando tengas que volver a entrenar tu cuerpo lo agradecerá y gracias al descanso serás capaz de mejorar el nivel que tenías antes de las vacaciones.

Por otro lado, si estás deseando que llegue el verano para ganar más tiempo y dedicarlo a tu entrenamiento, este también es tu artículo. Aunque todos queremos descansar, muchos de nosotros no gozamos de demasiado tiempo libre durante el año y estos días son geniales para probar cosas nuevas o para entrenar sin prisas. El problema es que allí donde vamos no solemos tener nuestro gimnasio o material deportivo a mano y en la maleta no hay hueco para más. Tranquilidad, esto no es excusa para quedarnos tumbados mirando al horizonte (por muy bonitas que sean las vistas). Con algo de imaginación y el material más común que puedas imaginar vamos a construir una rutina de entrenamiento para que mantengas la forma, o incluso, ¡la mejores!

Si vas a la playa, a la montaña o te quedas en una gran ciudad haciendo turismo no te preocupes, aunque no lo creas tenemos los recursos necesarios para construir nuestra rutina portátil. Solo necesitas una toalla y/o una piscina para poder ponerte en forma este verano. Aquí tienes el vídeo con una selección de ejercicios para conseguir una puesta a punto "portátil". En breve te dejamos la rutina completa, ¡incluyendo los ejercicios específicos de piscina!

Te recomendamos

Under Armour nos lanza todo un reto para celebrar la apertura de tres nuevas tiendas ...

Una aventura inolvidable en las Tierras Altas escocesas...

Si ya está pensando en subir a la montaña, échale un vistazo a esta equipación...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.