Átate bien los cordones y mejora tu carrera

Átate bien los cordones y mejora tu carrera

¿Sabías que en función del pie que tengas deberías atarte los cordones de una manera o de otra?

Pero antes de empezar a encordar tus flamantes zapatillas, te vamos a dar algunos consejos al respecto de cómo usarlas:
-Deberás cambiarlas cada 600-700 km.
-No estrenar nunca zapatillas (ni nada de equipamiento) en una carrera.
-Elije zapatillas de acuerdo a tu pisada, la distancia que corres y tu peso.
-A la hora de ir a la tienda, es mejor ir por la tarde ya que el pie está más hinchado.
-La zapatilla de correr no debe apretar, desde el dedo gordo hacia delante debe quedar 1 cm de hueco

Pies estrechos

  • En muchas zapatillas de deporte, los agujeros están colocados en zigzag.
  •  En tal caso, utiliza unicamente la fila exterior para que la zapatilla se recoja alrededor del pie
 

Pies anchos

  • Si utilizamos zapatillas con agujeros cruzados, conviene utilizar unicamente la fila interior, la más cercana al empeine, en la zona central del pie, ya que así no tiramos de los lados y éste dispondrá de espacio suficiente.
  • La sensación de alivio es similar a la que tenemos cuando nos desabrochamos un agujero del cinturón.
Pies anchos

 Pies con inflamaciones u otras heridas

  • En la zona afectada deja una de las filas de agujeros sin atar y mete el cordón directamente en la seguiente.
  • Para mejorar la comodidad, conviene además sacar un poco hacia fuera la lengüeta de la zapatilla.
 Pies con inflamaciones u otras heridas

Pies con el empeine alto

  • Para disminuir la presión de la lazada sobre el empeine, empieza metiendo el cordón de dentro a fuera, desde el tobillo hacia la punta del pie.
  • Sin saltarte ningún agujero, pero sin que se crucen los cordones entre sí por encima de la lengüeta.
Pies con el empeine alto

Pies con uñas encarnadas o con callos

  • Lo importante en este caso es evitar que la zona de la zapatilla que se encuentra justamente encima de los dedos afectados, y que suele ir reforzada, los aprisione.
  • Empieza metiendo un sólo extremo del cordón desde el último agujero de la puntera en diagonal hasta el primero más cerca del tobillo.
  • El otro extremo se pasa en zigzag, sin saltarnos ningún agujero, de la puntera al tobillo, y al final los dos extremos del cordón sobresalen por encima de la lengüeta.
 

Pies con talones estrechos

  • Para que los talones no resbalen dentro de la zapatilla y evitar que se formen ampollas debido al rozamiento, la parte superior debe ir bien sujeta.
  • Ata las zapatillas de forma cruzada y en dirección al tobillo hasta llegar a los penúltimos agujeros.
  • De los penúltimos pasa el cordón a los últimos en paralelo, sin cruzar. Ahora vuelve hacia el penúltimo, cruzándolo y pasándolo por debajo del tramo de cordón que acabas de trazar (del penúltimo al último).
  • El resultado permite una mayor sujección del pie al ir los cordones cruzados en diagonal por encima de la lengüeta.
Pies con talones estrechos