Bicicleta de montaña, ¿suspensión doble o sólo delantera?

Bicicleta de montaña, ¿suspensión doble o sólo delantera?

¿Necesitas suspensión delante y detrás en tu mountain bike?

Está claro que una bicicleta con suspensión en las dos ruedas tiene tanto ventajas como inconvenientes respecto a una sin suspensiones o con suspensión delantera.


Aquí tenéis un resumen de lo bueno y lo malo de ir "totalmente suspendido":



suspensión  total SI
suspensión total NO

Más confort en recorridos largos. Sólo por no tener que soportar las contínuas vibraciones acabaremos la ruta con la sensación de estar menos machacados.

Más adherencia en subidas irregulares. Algunos dicen que las dobles no son para subir, sin embargo en los ascensos con regueros, piedras, baches... la rueda se adapta al suelo sin rebotar y no patina.

Más seguridad en bajadas bacheadas. Por la misma razón que nos da más adherencia en los ascensos, las bajadas con baches parecen aplanarse sobre una doble.

Más estabilidad en curvas. En las curvas las irregularidades en vez de hacer que derrape la rueda, se eliminan y nos permiten girar con estabilidad.

Menos posibilidades de lesiones por el golpeo de baches. Hay personas que tienen problemas de espalda o rodillas en los que ejercicios como la carrera a pie quedan totalmente desaconsejados.

Para ellos la bici es una excelente alternativa...




Una suspensión trasera precisa de más elementos que una trasera rígida y eso supone arrastrar más peso, que vas a notar sobre todo cuesta arriba.

Más complejidad mecánica. Las articulaciones y amortiguadores

precisan de mantenimiento cada cierto tiempo. Los que quieran máxima sencillez preferirán la simplicidad de la rígida.

Mayor precio a igualdad de componentes. La suspensión hay que pagarla y eso hace que una bicicleta doble cueste más que su equivalente

sin amortiguación.

Menos agilidad para esprintar. Si la doble tiene suspensiones bloqueables no es un problema pero si no es así, al ponerte en pie para hacer un cambio de ritmo fuerte verás que la bici es

más "perezosa" para arrancar.

En algunas bicicletas hay pérdida de energía al pedalear.

En algunos diseños la pedalada induce una extensión o una compresión de la suspensión, usando parte de la energía necesaria para avanzar en un movimiento inutil arriba y abajo.