Los alimentos más ricos en antioxidantes

Los alimentos más ricos en antioxidantes

No te olvides de tomar todos los días, alguno de estos alimentos ricos en antioxidantes para mantenerte más joven que tus hijos, o que tus nietos

Aceite de oliva virgen extra. El mejor aceite para muchos, el aceite de oliva virgen extra es el zumo de la oliva, sin química ni calentamiento. Es rico en vitamina E, ácidos fenólicos  y ácidos grasos monoinsaurados con capacidad antioxidante. Además de ser un protector cardiovascular, el aceite previene la aparición de tumores como el de mama y retrasa el envejecimiento neuronal. Para los deportistas el aceite es un protector articular y un complemento perfecto para aliñar ensaladas y platos de verduras. Cuanto hay que tomar: Se recomiendan 5 cucharadas al día, 3 cucharadas si tienes problemas de peso, por eso prueba a aderezar los platos con un atomizador o spray para el aceite.

Ajo. El ajo se utilizaba en el Antiguo Egipto para embalsamar las momias y asegurar la vida eterna, fue el remedio para las epidemias de pestes europeas, se colocaba en las almohadas de las parturientas para evitar problemas y se supone que ahuyentaba a los vampiros. El ajo ha sido considerado un remedio muy potente para casi todo, ahora los estudios científicos demuestran que contiene sustancias antisépticas que previene las infecciones por hongos, levaduras, virus y bacterias. Además es un protector cardiovascular, lo que evita las enfermedades asociadas al envejecimiento. También se ha visto que el ajo ayuda a prevenir tumores.Cuanto hay que tomar: entre 3 y 10 dientes de ajo diarios. Si no soportas el ajo puedes mezclar el ajo con otros sabores más fuertes como el perejil, berros, hinojo, eneldo. También puedes mezclarlo con zumo de limón o masticar menta fresca.

Bayas: arándanos, moras, frambuesas, cerezas y fresas. Las frutas del bosque son una importante fuente de antioxidantes, contienen ácidos fenólicos, vitamina C y folatos. El color morado intenso les viene de las antocianinas, que son flavonoides con gran capacidad antioxidante. Además contienen salicilatos, con acción antiinflamatoria y que reducen el riesgo de enfermedades cardiacos actuando como una aspirina natural. Cuanto hay que tomar: 15 bayas cada día, alternando las propias de cada estación para conseguir la mayor cantidad de vitaminas y fitonutrientes.

Brécol y coles. La familia de las coles tienen muchas propiedades antioxidantes. Son una fuente de vitamina C y E, folato, carotenoides y glucosinolatos y sulforafeno. Esta mezcla actúa como un potente protector de todo tipo de tumores, especialmente colon, boca, estómago, pulmón y mama. También reducen el riesgo de aparición de cataratas oculares. Cuanto hay que tomar: 5 días a la semana debes alternar un plato de coles (repollo, brécol, coliflor, coles de Bruselas, col rizada, lombarda, etc.), crudas, o unos minutos al vapor con aceite de oliva para conservar los glucosinolatos.

Cacao. El cacao es uno de los alimentos más ricos en antioxidantes y es muy aceptado por los niños y los deportistas que no tienen tanto miedo a las calorías. El chocolate puro es más ricos en flavanoles antioxidantes, especialmente procianidina que es un protector frente al cáncer y las enfermedades cardiovasculares  El cacao también es una fuente de fibra, hierro, potasio, magnesio y cobre. En nuestro país se toma una media de 8,5 g de cacao al día, lo que aporta el 9% del total de la capacidad antioxidante de la dieta española. Cuanto hay que tomar: Unos 20 gramos al día de cacao en polvo o chocolate en onzas, mejor si es chocolate amargo de 70%. No sobrepasar la dosis porque es un alimento muy energético, rico en grasas y azúcares (en el caso del cacao o chocolate no puro).

Cebollas. Las cebollas, especialmente las moradas, cebolletas y puerros son vegetales ricos en quercetina, un flavonoide que se pierde en la cocción o fritura. El zumo de cebolla cruda ayuda a regular el colesterol, fluidifica la sangre y regula la glucosa en sangre. Se ha comprobado que las personas que toman cebollas todos los días tienen menos incidencia de enfermedades cardiacas y artritis reumatoide. Cuanto hay que tomar: un poco de cebolla cruda cada día, puedes añadirla a la ensalada, pizzas, sopas, platos de pasta y arroz y bocadillos.

Cítricos. Las naranjas, pomelos, mandarinas, limones, limas, etc. Son una fuente tradicional de vitamina C y folatos, pero además contienen hesperidina en las membranas que separan los gajos, un flavonoide antioxidante que mejora la permeabilidad celular y previene los problemas de mala circulación (varices, hemorroides, flebitis, etc.). También reducen los niveles de colesterol LDL, protegen las defensas inmunitarias y bloquean sustancias cancerígenas como las nitrosaminas. El limón además contiene limoneno anticancerígeno y depurativo. Cuanto hay que tomar: Al menos un cítrico natural cada día.

Espinacas, acelgas. Son ricas en ácido fólico y vitamina C. Son una fuente de luteína, una sustancia antioxidante que protege del envejecimiento ocular y de la degeneración macular relacionada con el envejecimiento. También ayudan a prevenir el cáncer de colon y son muy bajas en calorías, por lo que ayudan a mantener el peso. Cuanto hay que tomar: 2 ó 3 raciones (100 g) a la semana, alternando espinacas en ensalada con acelgas y espinacas cocidas al vapor.

Manzanas. Las manzanas son ricas en quercetina, un antioxidante con propiedades antiinflamatorias y anticancerígenos. Los estudios demuestran que las personas que toman una manzana cruda cada día tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, menor riesgo de infarto y mantienen mejor la memoria al envejecer. Cuanto hay que tomar: Al menos una al día, como dice el refrán, para mantener al doctor lejos de 'larga vida'.

Frutos secos. El consumo habitual de frutos secos como nueces, almendras, avellanas, pistachos, piñones, etc., está asociado a mejor salud cardiovascular. Los frutos secos son una bomba antioxidante por su contenido en ácido elágico, selenio, vitamina E y ácidos grasos omega-3 entre otros. Además aportan fibra y a pesar de ser alimentos ricos en calorías, ayudan a regular el apetito y a mantener el peso. Cuanto hay que tomar: entre 5 y 7 frutos secos cada día, preferentemente frescos y con cáscara para abrir.

Legumbres. Las alubias, judías, garbanzos, lentejas, soja, etc., vuelven a ser protagonistas de la cocina más sana. Todas las legumbres son buenas fuentes de antioxidantes, contienen sustancias como la fibra y los fitoesteroles que ayudan a retrasar el envejecimiento, regular el colesterol, prevenir los tumores como el de colon y regulan los cambios hormonales como la menopausia. Cuánto hay que tomar: Entre dos y tres platos de legumbres a la semana, procura cocinarlas con vegetales (tomate, pimiento, cebolla, ajo, puerros, etc.) reduciendo la cantidad de carnes ricas en grasas saturadas a una punta de jamón y una pechuga de pollo.

Pescado azul. Los pescados de aguas frías (atún, salmón, caballa, sardina, emperador, etc.) son muy ricos en ácidos grasos omega-3. Estos ácidos grasos tienen una función reguladora que ayuda a retrasar el envejecimiento. Se ha visto que las personas que toman pescado habitualmente tienen menos enfermedades cardiovasculares, problemas de articulaciones como artritis y enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer y Parkinson, incluso retrasa la pérdida de visión relacionada con el envejecimiento. Vamos que quien toma pescado se mantiene joven y activo muchos años. Cuanto hay que tomar: entre 5 y 7 raciones de pescado a la semana.

Té verde o blanco. El té verde contiene más de 50 sustancias con propiedades antioxidantes. Cada vez hay más estudios que relacionan el consumo de té, especialmente verde o blanco con menos incidencia de tumores, enfermedades cardiovasculares y hasta artritis. Además ayuda a mantener el peso y a adelgazar en las dietas. Cuanto hay que tomar: entre 3 y 4 vasos de té verde al día. Utiliza té verde o blanco de buena calidad, mejor comprado al peso de cosecha reciente que envasado en bolsitas.

Tomate. El tomate -en especial frito- contiene uno de los antioxidantes más poderosos: el licopeno, un carotenoide de color rojo que ayuda a prevenir el cáncer de próstata, estómago, colon y recto. Además comer tomate reduce al 505 el riesgo de infarto en varones. Cuanto hay que tomar: Un tomate al día, mejor asado, o añadir tomate frito natural a los platos.

Uvas. Las uvas son muy ricas en polifenoles, las de color morado contienen resveratrol, un potente agente antioxidante que se encuentra en el hollejo de la uva, también en los vinos tintos. El resveratrol es un antioxidante beneficioso para la salud cardiovascular que también ayuda a retrasar el envejecimiento, evita la pérdida de memoria y mantiene las articulaciones. Cuanto hay que tomar: Se pueden tomar uvas a discreción y vino tinto con moderación (una o dos copitas al día)

Zanahoria. El color naranja se debe al betacaroteno o provitamina A, que se absorbe mejor con un poco de aceite o grasa. Las zanahorias mantienen joven la piel, mucosas y ojos, no sólo mantienen la elasticidad también ayudan a evitar el envejecimiento solar. Cuanto hay que tomar: Una zanahoria mediana al día, especialmente los meses antes del verano para facilitar la producción de melanina y protegerse de los daños solares.